Logo Trabajo en Equipo Fondo transparent

Motivación

Verás, el ser humano es interesantemente complejo.

La vida sería mucho más fácil si la razón de un mal desempeño siempre fuera “conocimiento”. Solo bastaría con explicarle a la persona lo que debe hacer y ¡ya!

 

Pero no es así.

 

Puedes tener a las personas más competentes del mundo reunidas alrededor del cumplimiento de un objetivo, pero este nunca llegará a realizarse si ellos no están motivados.

 

Trabajar con personas implica lidiar con sus emociones, actitudes, expectativas, percepciones, ideas, principios, valores, etc.

 

Tú podrías tener al mejor equipo del mundo y no darte cuenta de su potencial, todo porque los elementos blandos no están siendo gestionados de la forma correcta.

 

Procrastinación, cambios de humor repentino, ansiedad, pérdida de productividad, surgimiento de asperezas entre compañeros, etc. son posibles señales de que tu gente está desmotivada.

Lo bueno es que para todo hay solución.

¡Nuestros conferencias y talleres motivacionales son los mejores!

Sí, el ser humano es complejo, pero nosotros sabemos navegar en esa complejidad.

 

Como estudiosos del comportamiento organizacional, utilizamos un modelo que considera un amplio conjunto de elementos del ser, sumados a los elementos ambientales implicados en el proceso de motivación.

Un error que las personas cometen al tratar problemas de motivación en sus equipos, es creer que solo es una cuestión emocional.

 

¡Pero no!

 

Claro que las emociones están implicadas en ambos casos, pero solo son una parte de todo el cuadro.

 

Cuando pienses en motivación considera que es una decisión que las personas toman para dirigir su esfuerzo hacia un objetivo particular. Esa decisión implica todo un proceso interno y de interacción con su entorno. Involucra criterios, perspectivas, costumbres, temores, y mucho más.

 

El trabajo de una intervención motivacional no es “emocionar”, eso solo durará unas pocas horas o días con suerte.

 

Trabajar con la motivación se trata de guiar ese proceso de decisión en las personas para que pongan su esfuerzo a funcionar. Para eso hay que darles recursos, herramientas y alternativas, no solo frases “inspiradoras”.

 

Nosotros lo sabemos muy bien. Por eso, ya sea desde en una conferencia de una hora, o hasta en un taller de tres días, tú y tu gente recibirán verdaderos recursos para enfrentarse a aquello que está limitando la motivación.

Definitivamente nuestros talleres y conferencias motivacionales son las mejores.

Mira, hay algo que debes saber sobre la motivación: es un proceso diferente para cada persona.

A una persona podría motivarla una mayor remuneración, a otra el reconocimiento público, a otra el mantener buenas relaciones con la gente que le rodea, a otra simplemente le motiva lo que hace porque le gusta, a otra podría motivarla su vida espiritual o familiar, etc.

 

Por si no fuera suficiente, a una persona cualquiera la motivan cosas diferentes a través del tiempo. Lo que le motivaba ayer podría serle indiferente hoy.

¡Por eso es que no hay fórmulas secretas!

Nosotros lo entendemos, por lo que diseñamos cada intervención desde cero, respetando las particularidades de las personas con las que vamos a tratar. Nos interesa conectar con ellas.

 

Por eso, antes de enviarte una propuesta queremos conocer a mayor profundidad tu caso.

 

Te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros y nos compartas más de tu situación actual. Con gusto vamos a corresponderte con la mayor prontitud posible.

Ponte en contacto ¡ya!

Consejo sano: no contrates a cualquiera para algo tan importante

Debes tener un ojo muy crítico para escoger a la persona correcta para tratar los asuntos de motivación.

Necesitas a alguien que sepa conectar con las personas de tu equipo y que se interese genuinamente por ellas, que tenga actitud de servicio, y que sea flexible en su metodología de intervención.

 

Necesitas a alguien cuya actitud, valores y visión de mundo estén alineados con el objetivo que se quiere conseguir. Recuerda que la motivación es un proceso de transferencia, no una exposición teórica solamente.

 

O ¿Pondrías a una persona mórbidamente obesa a hablar sobre cómo comer saludable? ¡Por supuesto que no!

 

Hemos visto demasiadas personas decepcionadas por haber contratado a un conferencista o facilitador solo porque era más barato, pero que al final no conectó con la audiencia, o perdió el tiempo en narraciones irrelevantes, o cuya actitud no iba acorde a lo que se quería lograr.

 

Mira, personas que “hablan bonito” y tienen anécdotas interesantes hay muchas. Si lo que quieres es “emocionar” o “conmover”, pues adelante, contrátalos sabiendo que al cabo de unos días será como si nada ha pasado.

 

Pero si lo que quieres es motivar, elige a educadores experimentados como nosotros. Nos trazamos un objetivo a alcanzar según el escenario que nos compartas, y a partir de allí diseñamos la metodología de intervención con todo lo que esto implique.

¡Es más! Si descubrimos que una intervención motivacional no es la mejor solución para ti, ¡seremos los primeros en decírtelo!

 

Por favor no te limites a preguntar creyendo que tu presupuesto es un problema ¡anímate y platiquemos!

 

No pierdes nada con preguntar y nos darás la grandiosa oportunidad de añadirte valor, sea que decidas trabajar con nosotros o no.

​Estamos a tus órdenes.